Las primeras uñas esculpidas fueron realizadas con polímero dental, es por eso de ahí el nombre de porcelana, se hicieron populares en los años 70 en Estados Unidos y desde allí, se expandieron por todo el mundo. Con la popularización llegaron nuevas  tecnologías y los  polímeros dentales, que perjudicaban a  lauña natural, estos  polímeros  fueron sustituidas por resinas acrílicas y preparados de gel, los materiales que hoy en día se utilizan en todo el mundo. 

Esta moda proviene precisamente de Norteamérica, aunque hasta hace algunos años, el mercado estuvo dominado por los asiáticos, ellos utilizaban materiales fabricados en países como China y Vietnam, pero la calidad era tan mala, que parecían de uso industrial y no para el ramo de la belleza. Esto provocó que Estados Unidos empezara a producir acrílico de mejor calidad que sirvió para cambiar y modernizar tanto el mercado como el concepto de las uñas postizas. 

En la República Mexicana, esta moda no es nueva, su gusto empezó hace apenas unos 20 años, siendo la ciudad de México el principal lugar donde se mueve el negocio de las uñas, después está Monterrey y luego el sureste de la República.

Para una mujer, el estado en el que se encuentran sus uñas son como un carta de presentación; basta con que los demás le den una mirada a sus manos, para que se den cuenta si es una persona pulcra, coqueta, sofisticada o muy sencilla; definitivamente no hay duda de que indican cómo se cuida y cuánto se quiere. Sin embargo muchas veces aunque se tenga el interés en tener unas uñas impecables, a veces no se tiene el tiempo necesario para cuidarlas; esta es la principal razón por la cual las uñas postizas se han convertido en un boom en todo el mundo, en especial en los Estados Unidos y México, donde las mujeres aman las uñas largas y sugestivas.